La Bisagra

La Bisagra es una confluencia, un espacio que acoge y permite el movimiento de quienes por ella discurren: creadores y espectadores que coinciden en su vértice y celebran la existencia en las palabras, en el arte, con la ciudad.

La Corporación pretende dar cohesión a los intereses comunes en torno a la difusión, estudio y creación poéticas y promover el reconocimiento y apropiación de la poesía como piedra angular de la cultura.

La Corporación discurre en el ámbito de la ciudad de Medellín, acepta la condición fundamental de la errancia como intrínseca al movimiento. Asume la importancia del camino y busca fortalecer y dinamizar diversos procesos artísticos y culturales incorporándose al tejido cultural vital de la ciudad. La corporación va, trasiega y permite a sus miembros y allegados caminar y recorrer con ella ese camino que se construye con cada paso, ese camino que son los pasos.

La Bisagra es apertura, disposición, hospitalidad.
La Bisagra es acogedora, es sosegada incluso cuando chirría.
Está allí, casi todo el tiempo sin decir nada, sin llamar la atención o imponer su voz como el cerrojo.
La Bisagra no busca un sentido, no tiene un destino.
Acepta su lugar y aletea.
La Bisagra sabe que no separa nada
que un lado y otro son apenas nombres de lo infinito uniforme.
La Bisagra es lo eterno.
La Bisagra es el poema.
La bisagra es un poema de hierro que en cada ondulación dice lo abierto y palpita.